Qué leer. 5 Libros asombrosos y cómo los he encontrado

¿Cómo elegir un buen libro? En este artículo te ofrezco las últimas joyas que he leído y cómo las he encontrado. No sería nadie sin mis fuentes de buena lectura.

Elegir un buen libro

Me encanta leer, eso no es un secreto ya para nadie. Leo en todas partes, no importa que el descanso sea corto, que la espera sea pequeña, en mi mano siempre hay un libro y aprovecho todos los huecos que me ofrece la vida para abrirlo. Aunque me paso el día leyendo como editora, cuando termina mi jornada laboral, sigo leyendo para nutrirme, para disfrutar y para relajarme. Así que buscar nuevos libros es el pan de cada día. Cada quince días hago acopio de nuevo material. Tener fuentes fiables es fundamental. De ellas y de las últimas joyas que he encontrado va este post.

Métodos para encontrar un buen libro

Estos son algunos métodos que consiguen volver locas de alegría a mis expectativas. Ahí van.

Oro

Tengo una lista en continua renovación que es oro. Ahí anoto todos los libros que recomiendan determinados prescriptores que tienen un gusto exquisito para leer. Cada vez que cuelgan en sus redes sus lecturas, acaban siendo las mías. Es una sucesión que llena cuadernos, la agenda y el móvil y solo echándole un vistazo, ya salivo. Un método infalible para que no se me escapen las delicias que me nutren.

Las listas de otros

Aunque en muchas de ellas le veo la sábana al fantasma, suelen ayudarme en los momentos de desesperación, leer tanto requiere de mucho alimento. Así que no puedo evitar revisar todas las listas que salen a mi paso. Además, leo entrevistas a escritores, entre otras razones, porque muchas veces recomiendan lecturas.

Acoso y derribo

Otra manera de elegir libros viene precedida por un gran descubrimiento. Cuando encuentro una obra que me apasiona de un autor que no conozco, me froto las manos emocionada.  Busco toda su obra y la devoro. Aunque todos los autores tienen mejores y peores obras, me encanta testar la evolución y sacar conclusiones de por qué unas son tan buenas y otras no lo son tanto.

Lugares sagrados

Otro método que me apasiona (y que hago cada vez menos, por desgracia) es merodear durante horas en una librería. Uff, esto es droga dura para mí. El paseo desde mi casa ya es una anticipación alucinante, voy nerviosa pensando en qué me voy a encontrar, en todo lo que voy a ojear, en las horas de maravilla que me esperan y nada más entrar el tiempo se detiene.

Puedo estar una mañana entera allí o una tarde o todo el día si pudiera. De un lado para otro, sin saber qué elegir y eligiendo hasta que mi tarjeta llora desconsolada en la cartera. Y, luego, mi casa me recibe de morros.

—Eres una inconsciente, no hay sitio para tanto libro —berrea enfadada.

—Calla, gruñona, ya nos apañaremos.

—Ve a la biblioteca, como cuando eras estudiante.

Las bibliotecas son el mejor invento del mundo. He pasado tantas horas entre sus estantes buscando, disfrutando, soñando… La certeza de saber que ese mismo ejemplar ha maravillado a otras personas, me hace sentirme acompañada. Y es que ya solo el olor, me pone. Es un privilegio tenerlas y se merecían una mención muy especial entre mis métodos para encontrar un libro, aunque ya las use poco, para desgracia de mi pequeña y enfadada casa.

A la caza del lector

Como ves, hay variedad. Aunque sinceramente creo que los que eligen son los libros. Hay una especie de conjuro que hace que nos acerquemos a ese que necesitamos. Puede ser casualidad, pero es que a mí me pasa muchas veces. Esa exactitud para encontrar un trocito de ti en un libro es un milagro que solo sucede si estás en el momento preciso.

Por eso, siempre he leído cinco libros a la vez, a cual más diferente en género y estilo. Tal vez esté loca y mi obsesión por exprimir al máximo lo que leo esté haciendo estragos, pero pienso que cada momento de mi vida tiene un libro dedicado. Depende de muchas circunstancias: ánimo, experiencias, proyectos… y, sobre todo, de la historia que guardo dentro y que solo saldrá si alguien me la cuenta.

Cinco libros

De manera que aquí te dejo estos cinco momentos maravillosos:

Qué-libro-leo_piel-de-lobo

Piel de lobo, de Lara Moreno

Este lo encontré de manera sencilla, cuando Lara Moreno saca un libro, lo compro. Así de claro. Es una apuesta segura. Escueta y clara, tiene una técnica depurada y una selección, no solo en las palabras, sino en lo que cuenta que raya la perfección. Es capaz de decir y transmitirlo todo con muy poco y no hay nada que me guste más que eso. Esta novela es fabulosa. Está escrita de manera fluida sin demasiadas pausas, sin marcas de diálogos, sin interrupción formal. Tan bien hecha, tan conseguida que no le sobra ni le falta nada para que esta historia de dos hermanas te llegue casi como por telepatía.

Qué-libro-leo_Tiene-que-ser-aquí

Tiene que ser aquí, Maggie O`Farrell

Uno de mis descubrimiento más celebrados: Maggie O’Farrell. Y este libro lo descubrí por mi manía, arriba bien relatada, de leer toda la producción de los autores que me apasionan. Así encontré esta joya que para muchos podría ser menor, ya que la trama ronda el amor y las relaciones, pero que es de una exquisitez maravillosa. Si necesitas un libro para evadirte de todo y disfrutar de un universo amable, original, divertido y romántico aunque, aviso, no exento de espinas, este es tu libro. Diferentes voces y una trama que encaja a la perfección plagada de personajes inolvidables.

Qué-libro-leo_el-brillo-de-las-luciérnagasí

El brillo de las luciérnagas, Paul Pen

Increíble la sensación de comenzar esta lectura. El libro lo encontré gracias a la recomendación en redes de una de mis fuentes más veneradas, aunque no recomendaba este libro en concreto, me puse a investigar y me llamó la atención. Cuando comencé me impactó tanto que, a pesar de que la propuesta no es nada fácil, no puedes parar de leer porque es muy buena. Un escenario que es también un personaje más, secretos espeluznantes y diferentes voces narrativas hacen que una trama muy complicada de sostener se mantenga en pie orgullosa (con algún que otro altibajo, no lo voy a negar). No te cuento nada más porque parte del encanto es leerlo a ciegas, nunca mejor dicho. Búscalo, te aseguro que vas a alucinar.

Qué libro leo mejor la ausencia

Mejor la ausencia, Edurne Portela

Otro descubrimiento. Me moría por comenzar a leer algo de esta autora. Ahora estoy en fase acoso y derribo, pero empecé por aquí con ella. Muchos comparan esta novela con un bestseller reciente. Nada que ver, aunque puedan tener escenarios muy parecidos, Edurne Portela pone el foco en los fantasmas cotidianos de Amaia, una niña cuyos ojos serán los del lector. El terrorismo y la guerra sucia para combatirlo están presentes solo como el caldo de cultivo en el que evoluciona el personaje central mientras su entorno se derrumba. Es una historia cotidiana contada desde lo más hondo e íntimo. Portela se ha preocupado de crear una estructura que funciona a la perfección y que te deja en el sitio. Una joya dura e imprescindible.

qué libro leo

Los interesantes, Meg Wolitzer

No sé cómo encontré este libro, creo que buceando en internet, en alguna lista de esas que hacen los periódicos y de las que desconfío bastante, todo hay que decirlo, por eso no me acuerdo. El caso es que comencé a leerlo con serias dudas y me ganó en sus primeras páginas. Es la crónica de la evolución de un grupo de amigos durante cuatro décadas. Un análisis pormenorizado de las diversas, fallidas, ricas, complejas, horribles, odiosas y maravillosas relaciones humanas. Hay de todo bien explicado. Si quieres desconectar, aquí tienes una buena forma de hacerlo. Uno de los hallazgos que más me gustó de este libro es que la autora utiliza la anticipación para crear tensión y misterio. Un recurso complicado que aquí brilla.

Y hasta aquí. Ahora saber qué libro leer te resultará mucho más sencillo y rápido o eso espero.

Si te ha gustado esta selección, aquí te dejo otra.

¡Hasta la semana que viene! 🙂

4 comentarios
  1. FRAN COLLADO
    FRAN COLLADO Dice:

    Tanto Camille Paglia como Christina Hoff Sommers hacen hincapié en cómo se impresionaron en su juventud con la lectura de Dostoievsky y reflexionaron con profundidad, marcando sus vidas.

    Hoy en día son dos referentes mundiales en cultura y sociedad.

    Responder
    • Yolanda Barambio
      Yolanda Barambio Dice:

      Hola, Fran, Dostoievsky es que es mucho, una gran referencia para cualquier escritor. A mí, desde luego, me impresionó muchísimo aquella primera vez. Gracias por tu comentario, me encantan tus aportaciones. Un abrazo.

      Responder
  2. Adela Castañón
    Adela Castañón Dice:

    Me apunto los libros. Desde que hago cursos de escritura mi perfil como lectora ha cambiado bastante y ahora me encanta descubrir autores desconocidos y nacionales. Hay verdaderas joyas esperando escondidas por ahí…
    Gracias por las reseñas. Un abrazo

    Responder
    • Yolanda Barambio
      Yolanda Barambio Dice:

      Hola, Adela, gracias por tu comentario. Espero que disfrutes de estas cinco propuestas, para mí fueron cinco descubrimientos de esos que te dejan con la boca abierta. Y, desde luego, para ayudarte como escritora son perfectos: estructuras impecables, técnicas bien aplicadas, personajes redondos…. Fluyen y te hacen volar. Hay mucho que extraer de ellos. Un abrazo y ya me contarás qué te han parecido. 🙂

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *