Qué no debes hacer en una propuesta editorial

¿Quieres mandar tu libro a alguna editorial? ¿Sabes qué debes hacer? Aquí te explico justo lo contrario, qué lineas rojas nunca debes cruzar cuando quieras enviar una propuesta editorial.

Los errores más comunes de una propuesta editorial

A pesar de que la información se sale por las costuras de Internet, o precisamente por eso, no es sencillo saber, concretamente, qué hacer cuando quieres enviar una obra a una editorial o a un agente editorial. Teniendo en cuenta que hay unos cuantos post por ahí de calidad que explican cómo hay que hacer una propuesta editorial, he pensado que es mejor hablar de qué no se debe hacer a la hora de escribirla y enviarla.

Propuesta editorial

Para poder hablar con propiedad, voy a resumir qué debe contener un documento de este tipo:

  • Datos personales del autor.
  • Una pequeña sinopsis.
  • Un índice de capítulos (no siempre).
  • Bondades del autor y de la obra, no sólo técnicas, también son importantes las redes sociales, participación o gestión de blogs y si se ha tenido algún contacto con medios de comunicación.
  • Estudio de mercado del género del libro y por qué interesaría ese libro a los lectores del momento.
  • Un par de capítulo del libro.

Estos son los apartados que no deben faltar, por supuesto, todo depende de la obra que se quiera enviar y del autor de la misma y de a dónde se quiera enviar. Muchas editoriales y agentes indican cómo quieren recibir esta propuesta. Infórmate antes. En estos casos, es conveniente personalizar al máximo, en todos los sentidos. No basta con enviar la propuesta, si tienes el contacto de la persona que la va a recibir, mejor que mejor.

Vade retro

Ahora vamos a lo que nunca debes hacer:

  • No envíes el manuscrito, a nadie. Esta es una regla de oro.
    • Primero, por lo obvio (los editores o agentes aún no tienen mil ojos ni quinientos cerebros, no pueden leer todo lo que les llega, ni aunque quisieran. Aún nos queda mucho por evolucionar genéticamente).
    • Segundo, algo exclusivo, si lo tienen muchas personas, deja de serlo. No le hagas eso a tu libro. Los viajes, con baúles como la Piquer, olvídate del low cost. Si les gusta la propuesta, no te preocupes, te lo pedirán.
  • Las chiribitas, para los fuegos artificiales. Mantén un equilibrio en el tono de la propuesta. Debes hacerte notar pero no hacen falta innovaciones fuera de tiesto. Se debe entender perfectamente, tener una estructura lógica y los giros literarios que necesitan dos lecturas para entenderlos… guárdatelos, o mejor, tíralos o quémalos para no volver a caer en la tentación, nunca.
  • No te extiendas. Si lo bueno, breve, dos veces bueno, no digo más.
  • No te precipites o el vacío te espera. Asegúrate que tienes una buena obra. Solo hay una clave para ello: corregirla hasta la extenuación, si te ayuda alguien profesional, mucho mejor.

Propuesta única de venta

  • No creas que eres la madre (o padre) del cordero. Debes venderte bien. Aquí, como en todo, no existen mejores ni peores. Si dudas de esto, te aconsejo que visites una librería… ¿Ya? Pues eso. Cada editor o agente busca un perfil de autor y de obra en un momento determinado, no siempre es el mismo. Si tú o tu obra no os ajustáis a lo que se busca, no te elegirán por mucho que hagas en la propuesta editorial o que seas el nuevo Cervantes. La vida es así. Si no te eligen, no es el fin del mundo, el problema, probablemente, no esté en ti o en tu obra (o sí háztelo mirar por si acaso), solo has llegado en mal momento.
  • No te desanimes. Teniendo en cuenta el punto anterior, poco más queda por decir. Esta es una carrera de fondo, muy de fondo, así que sigue recorriendo tu camino y seguro que alcanzarás más de una meta. Lo bueno de la actualidad es que hay miles de metas donde te sentirás como pez en el agua. Busca alternativas para esa obra maestra que has escrito o guárdala para un momento más idóneo.
  • No te saltes a la torera las especificaciones de cada una de las editoriales o del agente en cuestión. Como te decía al principio de este artículo, muchos indican cómo quieren recibir sus manuscritos. Ellos ponen las reglas, no van a apostar por alguien que lo primero que hace es saltárselas.

Busca ayuda

Hasta aquí las líneas rojas que no debes cruzar para conseguir agente o editorial. Busca un buen consultor editorial o algún profesional que te ayude a hacerlo. Si quieres que una editorial seria (esa es otra, ya hablaremos de esto) publique tu libro, recuerda:

  • Debe estar magníficamente bien escrito.
  • El tema se debe ajustar a lo que interese en el momento. Lo más importante es que escribas bien. En el fondo, es muy difícil innovar en la temática. La innovación está en la forma de tratar los temas universales.
  • La propuesta debe estar hecha de una manera profesional, créeme, será tu primera carta de presentación. Por cierto, también deberás hacer una (a la carta me refiero).
  • Un profesional no necesita más de un capítulo, a veces solo el primer párrafo, para saber si detrás hay un buen escritor. Al menos, a mí me pasa.

Espero haberte ayudado, si necesitas algo más, no dudes en decírmelo y escríbeme algún comentario, venga, que no cuesta nada. 🙂

Si quieres saber más cosas sobre qué necesita tu libro para que apuesten por él, te dejo dos entrevistas muy lucrativas a Deborah Albardonedo y a Palmira Márquez, dos de las agentes literarias más importantes de nuestro país.

6 comentarios
  1. Liliana del rosso
    Liliana del rosso Dice:

    Hola, Tintero. (Una hermosa imagen, muy evocadora y sugestiva)
    Gracias por tus recomendaciones, creo que es muy importante saber que no hacer para no terminar en la trituradora de papeles.
    Solo agregar, que debemos dosificar nuestro entusiasmo y asegurarnos de la valía de la obra antes de sacarla a la luz.

    Responder
  2. Maria Romanowska
    Maria Romanowska Dice:

    Y si la propuesta editorial es una traducción de una obra en otro idioma? Imagino que se aplicarían las mismas reglas. Lo esencial es mantener la calma y la fe en el proyecto, cueste lo que cueste! Gracias por los consejos! Un articulo muy útil!

    Responder
    • Yolanda Barambio
      Yolanda Barambio Dice:

      Sí, es totalmente aplicable a cualquier propuesta editorial. Tener paciencia y atinar con la editorial a la que se mande la propuesta es fundamental. Estudiar bien lo que se manda y que resalte la obra y al autor. Debes sobresalir entre todos los demás, para bien, así que hay que emplearse a fondo, eso sin duda. Mucha suerte 🙂 Y me encanta que te haya gustado el artículo 🙂 Si necesitas ayuda, no dudes en decírmelo.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *