La casa del compás de oro, de Begoña Valero. Entrevista

La casa del compás de oro es la última novela de la valenciana Begoña Valero. Cuenta la historia de Christophe Plantin, pionero en el campo de la impresión y difusión de libros y biblias del siglo XVI.

La casa del compás de oro. Entrevista a su autora: Begoña Valero

La-casa-del-compás-de-oro_Portada La casa del compás de oro (Grijalbo) es el segundo libro de esta valenciana especializada en novela histórica. En este caso, sigue ahondando en una trama enraizada en el nacimiento de la imprenta. Así como, en su determinante influencia en el mundo.

Christophe Plantin es conocido por ser el impresor de la Biblia Políglota Regia. En esta novela se narra su vida con detalle. A través de ella, se conoce la época que le tocó vivir y cómo lucho incansablemente por conseguir sus objetivos. Aquí, nada está dejado al azar. Su autora ha trabajado durante años hasta poder plasmar con fidelidad cómo era la Europa del siglo XVI.

La casa del compás de oro es «un homenaje a todos los que participan de alguna manera en el mundo del libro», tal y como cuenta Begoña Valero en esta entrevista. No te pierdas sus respuestas.

¿Qué te llevó a escribir La casa del Compás de Oro?

En principio, mi pasión por los libros. Ya había escrito mi primera novela publicada El trabajo de los libros sobre la vida de Gutenberg, el inventor de la imprenta. Poco después, me sentí atraída por Christophe Plantin. Un pobre aprendiz sin futuro que, con trabajo, constancia e inteligencia, llegó a convertirse en uno de los mejores impresores del humanismo.

Por otra parte, el siglo XVI en Europa era un periodo de la historia que me apasionaba. El Imperio español dominaba el mundo, y las guerras de religión entre católicos y protestantes en Francia y la guerra de Flandes marcaban el futuro del continente.

Considero que los libros tuvieron bastante responsabilidad en ello. Eran los transmisores no solo el conocimiento sino también de las ideas. Algo muy peligroso entonces que se castigaba con la muerte.

Europa en el siglo XVI

¿Cómo ha sido tu proceso de documentación?

Durante más de tres años estuve profundizando en la biografía del personaje principal de La casa del Compás de Oro, Christophe Plantin, para tratar de conocerlo a fondo. El elevado número de cartas que se conservan me ayudaron a descubrir su personalidad y plasmarla en la novela. Durante este tiempo también estudié los lugares por los que transcurrió su vida y los posibles personajes históricos con los que coincidió. Todo ello, con la finalizar de dar coherencia al relato. Si bien, no solo se trata de una biografía bien documentada, sino de una novela de ficción histórica, de manera que el resto de los personajes, producto de mi imaginación, contribuyen a dar más agilidad a la narración y a convertir el relato en toda una aventura.

¿Respecto a la creación de los personajes, tienes alguna técnica especial para ello?

En general, los personajes históricos trato de reflejarlos con la máxima objetividad. Eso me deja poco espacio para recrearme en sus vidas. Sin embargo, siempre existen fragmentos de su existencia poco documentados y ahí es donde introduzco la ficción para aderezar la trama. Encontrar el contrapunto de Christophe Plantin en La casa del Compás de Oro fue muy emocionante. Debía compensar su carácter reservado. Así, tuve que crear al sorprendente soldado del tercio para que aportara a la narración más pasión, amistad, amor, sexo y venganza, al igual que el resto de los personajes de ficción, que voy creando a medida que los necesito.

Crear una historia

¿Cómo ha sido tu proceso creativo? ¿Siempre es el mismo o cambia con cada novela?

Para mí lo más importante antes de empezar a escribir una novela histórica es encontrar al personaje al que le voy a dedicar más de tres años de mi vida.

Primero, debo “enamorarme” de él. Leo toda la bibliografía que encuentro, analizo su vida, lo sitúo en el momento y en los lugares donde transcurrió su existencia y busco los acontecimientos que realmente vale la pena contar. A partir de ese instante empiezo a elaborar una trama que debe hacerme sentir viva cada instante y la adorno con los personajes de ficción que pueden dar el aire novelesco que requiere cualquier excelente novela.

Corregir es muy importante a la hora de escribir, ¿cómo vives tú esta fase?

Corregir es fundamental. Yo empiezo a hacerlo desde el minuto cero. No hay día que no comience repasando lo escrito el día anterior, incluso lo de días anteriores, hasta conseguir que cada frase diga exactamente lo que quiero decir con el mínimo número de palabras. Además, necesito que adquiera cierta musicalidad al leerlo. Hasta que no lo consigo no avanzo más.

Una vez finalizada la novela, la releo varias veces. Después, la dejo reposar durante un tiempo y, finalmente, la vuelvo a leer para hacer la última revisión.

Parece un trabajo muy duro y lo es. Pero es la prueba definitiva. Si sigo disfrutando después de haberla leído tantas veces estoy segura de que al lector también le gustará.

Lo mejor de un libro

¿Qué tiene que tener un buen libro para ti?

Una prosa exquisita, una historia apasionante y una estructura excelente. Si, además, te permite aprender con su lectura alcanza la perfección. Y la novela histórica, si está bien documentada, puede cumplir todos los requisitos.

¿Qué te gustaría que pensara el lector cuando acabe de leer tu libro?

Me encantaría que el lector sintiera verdadera pasión por profundizar en el siglo XVI tras leer La casa del Compás de Oro. Pero, sobre todo, que mi novela contribuyera a aumentar el amor por los libros. A apreciar su tacto, disfrutar de su olor, acariciar una buena encuadernación.

En definitiva, La casa del Compás de Oro trata de ser un homenaje a todos los que participan de alguna manera en el mundo del libro tanto en su elaboración y difusión o simplemente como lector.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *