Pierre-Lemeitre_Irene

Pierre Lemaitre o cómo escribir una gran novela negra. Irène

Pierre Lemaitre vio publicada Irène, su primera novela, a los 56 años y entró en la literatura por la puerta grande. Brillante es la palabra que mejor describe esta novela de la que puedes aprender muchas cosas.

Pierre Lemaitre o la mejor manera de escribir una novela negra

Irene,-Pierre-Lemaitre¿Por qué he elegido Irène (Alfaguara), de Pierre Lemaitre? Me deslumbró, sencillamente. ¿Qué puedes aprender de este autor francés? Todo. Desde cómo iniciar tu novela a cómo terminarla. En medio, una trama bien pensada y ejecutada y unos personajes que dinamitan todos los estereotipos del género y a los que, luego, les han hecho muchos homenajes. Por algo será.

Voy a ser todo lo breve que pueda, ya que lo único que quiero es no hacer spoiler y va a ser difícil. Mi intención es que al acabar de leer esto, corras a hacerte con ella y la leas sabiendo en qué te tienes que fijar, dependiendo de lo que necesites. Así de sencillo. Ya que en esta novela hay tanto que aprender que es mejor que seas tú quien decida qué se lleva de ella.

Trama 10

Pierre Lemaitre crea trama perfecta, sin fisuras, sabe jugar al ratón y al gato con el lector de manera magistral. Cuando descubres que es su primera novela, el asombro se vuelve de inmediato admiración absoluta. Saber cómo desgranar la investigación y dónde colocar cada uno de los miles de datos que van mostrando luz sobre la oscuridad en una novela negra es la clave de su trama. En este caso, Lemaitre estudia cada paso desde todas las variables, ofreciéndole al lector una trama contundente, terrorífica, perfecta, en la que la tensión y el ritmo están estudiados al detalle. El resultado: deleite.

Irène tiene unos personajes que hacen saltar por los aires los clichés del género. Vivos, reales, potentes. A la cabeza, nos encontramos a un protagonista/comisario indescriptible: Camille Verhoeven. Sin olvidar a los que lo acompañan. Pierre Lemaitre presenta a sus personajes poco a poco pero sabiamente. Te cuenta de ellos lo que tienes que saber en cada momento para ir confeccionándolos en tu cabeza tal y como él necesita que lo hagas.  Te sorprenden, apasionan, engañan y enamoran, todo a la vez.

Solo lo esencial

Equilibrio es la palabra clave. Todo en su justa medida. Terror, suspense, amor y  humor. Si quieres tener pericia en el multigénero y saber cómo tienes que combinar los sentimientos que debe despertar tu novela, esta es perfecta para aprender. Lemaitre mezcla de manera totalmente fluida los sentimientos que va despertando en el lector, con la medida justa. Te da lo que necesitas a casa paso.

Economía comunicativa. Nada sobra. Si está es porque es esencial. En este libro no puedes quitar nada, en caso de hacerlo la trama sufre, mucho. Lemaitre sabe qué decir y cómo. Qué escenas elegir, cómo mostrar en cada momento a los personajes. Estoy segura de que esta novela lleva muchas horas de trabajo anterior, pensando y definiendo cómo organizar esta trama sin mácula.

Un homenaje a la literatura

Homenaje a los clásicos del género. Todas las novelas que se nombran son clásicos del género. Lemaitre muestra aquí su amor por la literatura, al mismo tiempo que ofrece una guía de posibles lecturas que no tiene precio. Empezando por el título de la revista donde se lanzan mensajes Camille Verhoeven y el asesino: Noches blancas, una novela corta de Dostoievsky, en la que muchos ven el inicio de la novela negra moderna. Yo no estoy muy de acuerdo, pero bueno, tal vez tengo que repasarla desde esa nueva perspectiva. Puede ser que, en próximas semanas, me decida a destriparla para ti.

Y volviendo a Irène (que veo a Dostoievsky y me pierdo) no digo nada más porque tienes que leerla. Es un clásico de la literatura del siglo XXI. Una primera obra apoteósica que anuncia las maravillas que aún nos esperaban y esperan de Pierre Lemaitre. Con Irène hace suya la frase de «nunca es tarde, si la dicha es buena». Una maravillosa forma de animar a aquellos que piensan que por comenzar a escribir pasados los 30 no se puede llegar a ninguna parte. Esta novela es la prueba de que en literatura lo importante no es el cuándo, sino el cómo.  ¡Hasta la semana que viene! 🙂

Si quieres saber qué te pueden enseñar Los perros negros, de Ian McEwan, pincha aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *