Por-qué-hacer-una-estructura-de-tu-novela

¿Por qué hacer una estructura de tu novela?: seis puntos esenciales

¿Por qué hacer una estructura de tu novela? Para que no vayas como pollo sin cabeza enarbolando la bandera de la inspiración sin ton ni son. Si esta razón no te convence, sigue leyendo a ver si estas otras lo hacen. Además te daré alguna clave para conseguir una buena estructura. Ya sé que desde tu atalaya (del yo es que prefiero innovar e inspirarme) todo se ve rosa, pero créeme cuando te digo que yo lo veo negro.

Por qué hacer una estructura previa de tu novela y cómo elegirla

Vamos a comenzar por aquí. Si me sigues habitualmente, esto no te va a venir de nuevas. Es básico hacer una estructura previa de tu novela. Da igual el género que tenga. Ya sé que te da mucha pereza, que te gusta pensar que eres de brújula. Ay, alma de cántaro, pero si quieres que el resultado sea un todo coherente y cohesionado, va a ser complicado conseguirlo así , como por ensalmo.

Necesitas un GPS para contar tu historia

Así que una vez clara la premisa de que sí o sí tienes que hacer una estructura y, por supuesto, conocer a tus personajes muy muy bien, vamos a ver cómo hacerla de una manera sencilla y efectiva.

Punto uno: crea las grandes líneas de la historia. Qué quieres contar. Dónde están los momentos más álgidos de esa historia. Esos son los que tienes que reflejar en la estructura.

Aquí dependerá de lo que trabajes esta estructura, hay autores que desmenuzan la historia de tal manera que de ese mapa acaba saliendo el cómputo de los capítulos que luego tendrá. Ya que entre grandes momentos, hay otros más pequeños, pero fundamentales para que la historia avance y dentro de estos, hay micromomentos o escenas que conforman ese esqueleto.

Cuanto más completo sea el esquema de tu novela, mejor te vas a inspirar. Entre otras cosas porque conforme vayas escribiendo, tu cerebro recibirá diariamente órdenes exactas que irán en función del hilo de la historia. Proyectarás toda tu creatividad en hacer esas escenas lo más redondas posibles y el arco de tus personajes evolucionará de manera coherente.

Es decir, si yo sé que mañana tengo que escribir x escenas, en las horas que tengo entre escritura y escritura, mi cabeza se pondrá a ello para pensar solo en eso; no se despistará o se le ocurrirá empezar la casa por el tejado. Si la dejamos vagar, se le van a ocurrir ideas que luego van a tener un encaje complicado en la novela.

Por qué, sencillo. Si tienes aunque solo sea un bosquejo de cómo se va a desarrollar la historia, tu mente podrá pensar con más claridad, será capaz de sacarle mucho más jugo a todo aquello que ya le has enseñado y buscará la forma de encontrar hilos que lo recorran todo con genialidad.

Y sí, sé lo que estás pensando. Anda toma, pues claro, pero si escribo tal y como me viene la inspiración también sabré por donde voy en la historia y llevaré a mis personajes por ella de manera coherente. Te equivocas, porque, tal vez, seas la bomba y a pesar de no tener un mapa seas capaz de orientarte de maravilla para que tus personajes siempre reaccionen de manera coherente con la historia y su arco, pero si no sabes a dónde quieren llegar, difícilmente lo conseguirán.

Porque uno de los problemas de no hacer un mapa, es que no sabes lo que va a pasar en la historia. Y créeme cuando te digo, que esto no es solo una diversión tuya. Crear una novela en la que todo encaje es una obra de ingeniería. Me repito más que el ajo, pero es que es así y debes grabártelo a fuego.

Por qué hacer una estructura previa de tu novela
—Al final, he tenido que sacar el mapa. No tengo ni idea de qué hacer con él.
—Podemos usarlo como sábana.

Conoce todas las herramientas que te puedan servir

Tu cerebro trabaja mucho mejor si sabe adonde va. Si has estructurado tu historia, aunque sea mínimamente, tu cabeza será mucho más creativa porque tendrán unos parámetros a los que atenerse y que al mismo tiempo le van a servir de anclaje para dejar volar la imaginación. Así que si sigues creyendo en el cuento ese, que viene muy bien para procrastinar, de que estructurar matará su creatividad, haz el favor de caerte ya del guindo.

Y no solo eso, sino que cuánta más información tengas respecto a cómo organizar tu historia, antes de ponerte a escribir, mejor serás capaz de reproducirla en el papel para que emocione tanto al lector como a ti

Nadie es capaz de ser creativo sin conocer las bases sobre las que crea. A ver si te piensas que Einstein se levantó una mañana y se le ocurrió la teoría de la relatividad así por las buenas, porque era muy creativo. Eso es el fruto de hacer muchas estructuras antes, de sentar bases, de estudiar, de formarse, de experimentar. Sin cimientos no vas a descubrir tu teoría de la relatividad, vas a marearte y a marear a tus lectores de paso.

Sigue la línea del tiempo

Otro punto fundamental, es que la primera estructura se debe hacer en clave temporal, al menos, en este primer bosquejo. Lo primero que debes hacer es una estructura lineal en el tiempo para que tu cabeza tenga claros esos parámetros temporales y luego cuando escribas sea mucho más sencillo situarlo todo en el tiempo y el espacio, que van unidos.

Es una manera eficaz para conseguir ir dando los detalles necesarios para situar al lector en cada momento. Si quieres ampliar en este sentido te dejo un artículo sobre el tiempo y el espacio. Dos claves fundamentales para escribir una novela.

Esto no significa que luego deba tener esa forma, pero debes ordenar lo que quieres contar primero en tu cabeza, luego ya pensarás cuál es la mejor estructura para contar esa historia.

Tu historia ya tiene una estructura, aunque no lo sepas

Esa estructura previa no significa que tu historia tenga que comenzar por su inicio. Ahora es el momento de pensar cómo quieres contar aquello. Aquí te sugiero que hagas un borrador del primer capítulo, desde el inicio de lo que quieres contar. Si cuando hayas terminado te parece que será un principio digno, seguramente, tu historia se pueda contar siguiendo la línea del tiempo. De hecho, si no encuentras cómo contarla, cuéntala de manera cronológica.

Ahora bien, también puede pasar que tu historia tenga más sentido si comienzas por otro sitio, aunque solo sea un capítulo, el primero, y luego sigas contando la historia de forma lineal en el tiempo.

Para saber por dónde tienes que comenzar la estructura definitiva de tu novela, piensa en la forma más eficaz de contarla. Cambiar el orden de lo que sucede en la novela, tal y como sucede en la vida, es decir pasado, presente y futuro, no es algo que se haga por que sí. Solo debes hacerlo si la historia ganará más en ese caso. Si el lector la va a entender mejor así.

Las estructuras que no son lineales solo se deben llevar a cabo, si la historia lo requiere. Existen tantos tipos de estructuras como historias hay por contar. Aquí te dejo algunas de las más comunes:

  • Circular
  • Paralela
  • Convergente
  • In media res
  • Invertida
  • Vanguardista o inestructurada

Cuidado con esta última, se supone que no tiene estructura, pero en estos casos, el autor se tiene que emplear a fondo porque para que una novela así funcione (en la que los tiempos y los espacios se mezclan sin transiciones aparentes), hay que estudiar ingeniería antes. Aviso.

Empeñarte en que tu historia tenga una estructura determinada, para lucimiento, como experimento o porque piensas que tus lectores van a pensar que sabes escribir mejor, es un error enorme. Cada historia tiene una estructura o varias desde las que se puede contar mejor y esa es la única regla que debes atender a la hora de hacer su esqueleto.

¿Por qué hacer una estructura de tu novela?: seis puntos esenciales 1
Al final va a tener razón el de la tienda, para instalar un grifo no era necesario todo esto

Si te empeñas en contar tu historia de otra forma a cómo debería desarrollarse orgánicamente, tu escritura no fluirá y, lo que es peor, el lector no la recibirá tal y como tú la tienes en la cabeza, lo que conlleva que no le va a gustar tanto como piensas. Las filigranas en este sentido suelen salir caras.

Aquí una vez más se demuestra que se debe escribir con las tripas, lo que no significa que la cabeza no tenga que estar bien atenta a todo lo que se escribe para racionalizar y poner en su sitio cada elemento.

El narrador puede ser determinante

Otro punto crucial para hacer una estructura previa es atender al narrador. Es muy importante definir el narrador al mismo tiempo que se estructura la novela. Ya que la voz o las voces que van a contar la historia también la determinarán.

No es lo mismo una novela en primera persona que en tercera, ni con varios narradores o con uno. Eso también tendrás que tenerlo en cuenta a la hora de contar los hechos y para que nunca, jamás, repitas datos, a no ser que estés contando las distintas interpretaciones que tienen los personajes de ellos.

De hecho, hay novelas cuya trama central está basada exclusivamente en su narrador, digamos que lo único importante es lo que le pasa a él. Sucede, por ejemplo, en algunas novelas escritas en primera persona. En estos casos estructura y narrador son lo mismo. Aunque eso no te exime de hacer el esquema con los puntos álgidos de tu historia.

Experimentos, con gaseosa y en casa

Si es tu primera novela, el mejor método de estructurar tu historia es contándola por el principio y linealmente. No dudo de tus capacidades, pero hacer cambios en el tiempo y el espacio, crear estructuras paralelas o circulares, requieren un conocimiento importante del oficio de escritor.

Además, una estructura u otra no añade o resta calidad a un libro. Lo importante es contar la historia y emocionar al lector con ella. Tus recursos brillarán si dominas la técnica que utilizas.

Escribir una novela es algo que requiere un mimo exquisito. Si tus capacidades están al límite para conseguir llevar a cabo esa estructura soñada, no van a poder atender a la emoción que tiene que tener el lector cuando lea lo que estás escribiendo, se van a escapar detalles fundamentales para la historia. Así que el resultado de pensar que ya que te pones, lo tienes que hacer más difícil todavía, puede ser un fiasco de los buenos.

¿Por qué hacer una estructura de tu novela?: seis puntos esenciales
Yo tenía una ciática tremenda y un sobrepeso considerable y, dos capítulos después, mírame. Me levanté una mañana y, hala, a hacer yoga divinamente.

No se juega con la escritura, si de verdad quieres hacerlo bien. No es un reto, no es escribir 1.000 palabras al día. Escribir es poner los cinco sentidos en que tu historia sea la maravilla que tienes en la cabeza y para ello deberás usar todos los recursos que tienes a tu disposición. Cuántos más sean, mejor. Aunque también significa que es importante saber a qué atenerte en cada momento. En la escritura, menos es más. Siempre.

Estructurar la historia es más un recurso interno del autor, una herramienta que debe usar siempre antes de ponerse a escribir, pero ni determina la historia, ni se debe notar. Si te esfuerzas por meter una historia en un armazón que no es el suyo, lo más probable es que estallen las costuras o te venga grande el proyecto. Es igual de peligroso que no hacer ningún bosquejo antes.

Si a estas alturas sigues pensando que la inspiración es lo primero para ti y que ir con un mapa va a matarla, en fin, ¿cuántas excusas vas a tener que ponerte para no caer en la grandeza de una brillante estructura previa? Sin una buena base, lo habitual es perderse, dejarse llevar por lo que buenamente piensas cada día y tus personajes no tendrán un arco bien definido y puede ser que un día de estos, de gran inspiración, los desmontes con cualquier genialidad que se ocurra. Nos pasa a todos.

Si dejas tu historia a su aire, los detalles que destrozan la trama pueden convertir tu novela en un campo de minas continuo. Y te lo digo porque me he encontrado ya muchas en el camino. Tiemblo cada vez que alguien que quiere trabajar conmigo a la pregunta de cómo has hecho la estructura, la respuesta es ay, si no he hecho ninguna. Entonces , sé que ahí vamos a tener que trabajar mucho y nunca me equivoco.

Ah, si no ves claro cómo hacer tu estructura, yo te puedo ayudar, aquí te lo cuento.

¡Venga, a escribir!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *