Top 5 de los peores inicios para un libro

Top 5  de malos inicios de un libro, solo unos pocos, porque hay miles. Será cortito este post e indoloro, pero divertido. Lo prometo. Después de hablar del título de un libro o de la portada, lo lógico es seguir con el principio.

Un mal inicio en un libro es su condena a muerte


Vamos al grano:

Si llueve, corro

¿Cuántas veces hemos estado en una librería buscando qué será lo próximo que nos llevemos a los ojos? Miles. Ese momento determinante para muchos escritores. Ese instante preciado en el que muchas veces nos gustaría salir corriendo. Dio mío, o eres lo más, o no comiences ni uno solo de los capítulos de tu libro con el tiempo. No. Al lector le importa muy poco si hace sol o llueve a cántaros. A no ser que tus personajes sean víctimas de un tifón, es mejor que comiences por otro lado. El lector aún nos sabe nada de ellos para quererlos y sufrir por su vida o si cogen un constipado;  o para extasiarse con los rayos de luz que se reflejan en su cara. ¡Señor, mátame pronto!

Tus ojos aún no me dicen nada

Una descripción interminable. El lector no quiere saber al detalle cómo es el lugar donde arranca tu novela. ¿Eres Clarín? Pues no lo intentes. Aún no sabe nada de lo que le vas a contar y la mejor manera de que salga volando es que cuando abra tu libro lo introduzcas en un rosario de quietudes. Las descripciones son malas consejeras y, sobre todo, en el inicio de un libro.

No, tampoco son buenas para describir al personaje central. Volvemos a lo mismo, no lo conoce, le importa poco cómo sea, a no ser que tenga “una nariz  que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias”. ¡Viva Benedetti!

Y estamos tan a gustito…

Aquí no pasa nada. Si en tu inicio tampoco, mal vamos. El inicio de un libro debe arrancar preguntas atrayentes en la mente del lector. Debe enamorarlo hasta que quiera quedarse a vivir allí contigo. Si el personaje está echado en el sofá viendo la tele, el gato ronronea a su lado y un pez da vueltas en una pecera, solo eso, no vamos a conseguirlo. Eso sí, si el pez salta continuamente fuera, hasta el punto de jugarse la vida cayendo en el lomo del gato, lo vamos teniendo mejor. Y si, además, el personaje piensa que menuda vida de mierda lleva, aún mejor. Si encima, de repente se le cae el techo encima, lo hemos conseguido. ¡Jugando con el peligro!

Como pollo sin cabeza

Estrés. Nos vamos al lado contrario. Lo del techo podría ser hasta excesivo en según qué lecturas, fíjate tú. Me refiero a esos inicios sin pies ni cabeza que no paran de poner al lector y al personaje en situaciones inverosímiles. De lanzar preguntas a lo tonto me lo bailo que luego el escritor no sabe contestar ni por ensoñación divina. Esos que marean tampoco son los mejores inicios. Lo más probable es que el lector cierre más pronto que tarde el libro con ganas de sentarse y beber agua. Para pasar el trago. ¡Vísteme despacio que tengo prisa!

No da para más

El personaje es tonto, cursi, repipi… no da para más. Sé que es difícil imaginar que alguien, conscientemente, pueda hacer algo así, pero eso sucede muchas veces cuando no se conoce bien al personaje y sin querer se presenta en sociedad ya defenestrado. Aunque, este punto me genera dudas, porque mira Frodo lo lejos que ha llegado…

Veis, rápido. Ayudarme a encontrar más malos inicios, aportando alguna experiencia reciente. Será divertido. Venga, que solo es un comentario de nada. ¡Ay, Dios mío! ¿Es que nadie llega nunca aquí? Decirme que no es eso, por favor…

 

12 comentarios
  1. Manuel
    Manuel Dice:

    It de Stephen King. No puedo con el. Los personajes adultos son planos, es mi opinión, los pequeños son más interesantes.

    Cuenta la vida de cada uno de ellos y hasta la de los personajes secundarios.

    El empezar es tedioso hasta el desenlace del primer crimen. No es rápido.

    Lo dejé de leer.

    Responder
    • Yolanda Barambio
      Yolanda Barambio Dice:

      Cuando un escritor está encumbrado, ya importa poco qué inicio elige para un libro, eso es cierto. Aún así, es mucho mejor cuidar todos los detalles imprescindibles para que tus lectores no dejen de leerte por muy famoso que seas. Al parecer, Manuel, a ti te ha pasado eso con los inicios de este autor. Bueno con los principios y con todo, en general. Y me parece genial que si no te aporta nada un libro, lo cierres sin ningún complejo o remordimiento. Las librerías están llenas de buenos libros que nos abren las puertas de universos en los que nos gusta vivir. La lectura es, ante todo, disfrute y aprendizaje. Muchas gracias por la lectura y por el comentario, Manuel 🙂

      Responder
  2. Juan
    Juan Dice:

    No se qué pensar, creo que no hay malos inicios si están bien escritos. Lo que describes es un mal endémico de lo moderno, tiene que enganchar ya, si quiere vender, y luego sufres un Perdidos en toda la cara.
    Con esos criterios de comienzo, muchos libros clásicos, que son obras de arte, nunca hubiesen sido conocidos, pero por otro lado ¿cuánta gente le da veinte páginas de oportunidad a nadie?
    Un artículo divertido y que da que pensar.

    Responder
    • Yolanda Barambio
      Yolanda Barambio Dice:

      Mil gracias por tu comentario, eso lo primero. Después, tengo que decir que estoy de acuerdo contigo, en realidad puedes comenzar por donde quieras, si el universo que propones tiene la fuerza suficiente para arrastrar al lector. Está claro que un buen libro no es sólo sus primeras páginas, pero son muy importantes y más, cómo muy bien señalas, en el momento en el que vivimos que todo es rápido y vertiginoso. Con todo, bajo mi punto de vista, siempre subjetivo, por supuesto, tienes que enamorar al lector y esa es una obligación para un escritor

      Responder
  3. Adela Castañón
    Adela Castañón Dice:

    Yo creo que hace años, cuando no existía Netflix, ni HBO, ni las redes sociales, el problema de algunas personas era llenar su tiempo. Y se podían deleitar en leer obras de otro estilo como algunas de las que habéis citado aquí. Pero en nuestro tiempo ocurre lo contrario, nos faltan horas para todo, y por eso el modo de captar lectores ha evolucionado y hay mucha más oferta y más competitividad. Y en mi opinión eso incluye lo de llamar la atención desde el principio de la historia.
    Con todos mis respetos, antes un libro en una librería tenía una cierta garantía de calidad. Hoy en autopublicados se encuentran verdaderas maravillas y también libros que a mí me resultan infumables. Por eso me he vuelto más selectiva y admito que si un principio no me promete nada, apago y a otra cosa, mariposa.

    Responder
    • Yolanda Barambio
      Yolanda Barambio Dice:

      Hola, Adela, mil gracias por tu comentario, a mí me sucede lo mismo, hay millones de libros maravillosos esperando, así que si alguno no me convence desde sus primeras páginas, no suelo darle muchas más oportunidades. A no ser que encuentre algo que tire de mí, la esperanza de que voy a encontrar algo (estructura, personajes, trama…) que merece la pena. A veces, mi yo lector ha claudicado en el primer párrafo y mi parte editora huele algo, sabe que se va a encontrar una suculencia y obliga a la otra parte a seguir leyendo enfurruñada, pero tengo que reconocer que sucede pocas veces. Generalmente, mis dos partes están de acuerdo cuando siguen leyendo y es que la delicia de un buen libro suele coincidir con la de su buena construcción. Entretenimiento y sustancia suelen ir de la mano.

      Responder
  4. LorenaRMolina
    LorenaRMolina Dice:

    Coincido con todos ustedes, señoras y señores. Es cierto que el inicio de un libro debe atraer, pero igual de cierto es que hay verdaderas obras de arte que tienen inicios pobres. El inicio, aunque importante, a la práctica no es concluyente. Seguro que hoy en día resulta mucho más importante, por todos los argumentos que habéis dado y comparto. Sin embargo, también me encuentro inicios y primeros capítulos muy potentes que después quedan en nada. Probablemente, por la atención exagerada a esa parte y no al resto del contenido. Eso sí que es una patada en las pelotas. Te la han metido y doblada. Por eso, mi opinión al respecto no se trata de destacar aquellos inicios malos o insulsos, sino aquellos inicios que significan algo para la historia. ¿Quién no ha leído mil veces el inicio de Lolita u Orgullo y prejuicio? Por favor, son delicia pura.

    Muchas gracias por los posts y comentarios, son muy interesantes.

    Responder
    • Yolanda Barambio
      Yolanda Barambio Dice:

      Hola, Lorena, gracias por tu comentario. El inicio de un libro debe, por supuesto, ir dentro de la historia que quieres contar. Es decir, no sirven los fuegos artificiales si no tienen nada que ver con lo que se cuenta. Un buen inicio es aquel que incentiva a seguir leyendo y además hace que el libro sea redondo. Todo en su lugar. Un abrazo.

      Responder
  5. Neus
    Neus Dice:

    ¡Buenos dias, tardes o noches! Hace poco que me he puesto a escribir un libro y me he dado cuenta que… ¡Madre mia! Mi libro hubiera empezado de la peor manera posible. Tengo trece años, así que soy principiante en esto

    Responder
  6. Neus
    Neus Dice:

    Creo que este blog me va a salvar mucho, hace poco que empecé a escribir un libro y creo que lo he hecho peor imposible. Soy principiante en esto, así que veo un poco normal que vaya un poco de culo que de frente. Ha sido muy entretenido leer este artículo, ha sido una salvación. Muchas grácias de verdad

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *