10 claves para valorar un libro con su primer capítulo

10 claves para valorar un libro con su primer capítulo. ¿Cómo sé que tu libro es bueno leyendo solo un capítulo? Los años de profesión y, sobre todo, de lectura compulsiva hacen que pueda saber qué me encontraré después.

Cómo valorar un libro con su primer capítulo

Como esta entrada la escribí hace casi dos años, he decidido darle un aire nuevo y ampliarla, para explicar de manera más precisa y extendida estas 10 claves para valorar un libro con su primer capítulo. De hecho antes eran algunas menos.

La necesaria ampliación

Así en este post ampliado he intentado abarcar los elementos más importantes que indican que un libro es bueno, aunque tenga errores. A veces muchos, pero debajo veo la luz.

También he ampliado este post porque no es la primera vez que alguien me dice que eso no puede ser. Que es imposible que con solo comenzar a leer, pueda determinar si una obra tiene posibilidades. Y es normal que se tengan dudas al respecto.

Un libro es mucho más que un primer capítulo o un primer relato. Parece magia que unas pocas páginas den tantos detalles, pero los dan. Y tanto que sí.

El inicio, mi método

El caso es que este es mi método. Lo uso a diario para llevar a cabo mi trabajo con eficacia. En una primera valoración no puedo ir más allá. Leer el libro entero invalidaría mi trabajo posterior y es inviable.  No tendría tiempo para nada más.

Antes de editar una novela, necesito saber qué tiene en la cabeza la persona que la ha escrito, qué quiere conseguir con ella, cómo son sus personajes, cómo es su trama y que ha puesto en cada capítulo. Me lo tiene que contar de viva voz y yo detectar dónde tengo que poner mis alarmas y buscar los fallos de la trama en ese momento. Al menos, los más gordos. Así como, certificar que la estructura es la correcta.

Si no hago eso antes de comenzar a leer, mi trabajo no serviría para nada.

Cuando digo que no

De manera que esta valoración del inicio se hace necesaria e imprescindible.

Por supuesto, si después de esta valoración, pienso que la obra en cuestión no tendrá mucho arreglo, o por lo menos, no lo va a tener conmigo, indago más y busco más señales para ofrecer una buena justificación. Algo así no se puede determinar a la ligera.

10-claves-para-saber-valorar-un-libro-con-un-primer-capítulo

—¡Pero si solo ha leído cuatro páginas, cómo puede ser que me diga que mi protagonista ha nacido muerto! ¡No puede ser!

Valorar un libro con su primer capítulo: las claves

De hecho, este post es fruto de esas veces en las que he tenido que decirle a alguien que no. Cada vez que lo hago me esfuerzo por justificarlo hasta las últimas consecuencias.

Así que aquí tienes las 10 claves para valorar un libro con su primer capítulo (o capítulos, no nos vamos a poner tan bravos):

El estilo de la obra

Un solo párrafo es suficiente para detectarlo, porque si consigue que te involucres en lo que estás leyendo, aunque no pase nada,  la obra cuente lo que cuente, merecerá la pena. La manera de juntar las palabras en unas pocas frases es suficiente para saber si me voy a encontrar buenos o malos mimbres.

Parece algo increíble pero, como me dijo una vez Guillermo Roz, no es tan importante lo que se cuenta, sino cómo se cuenta. Y así es. Aunque el autor sea novel, aunque no tenga ni idea de cómo lo ha hecho, si tiene un buen estilo, sé que estoy ante un posible buen libro.

A veces, veo que la historia falla, por ejemplo, en que no presenta bien el inicio o al personaje. O como me ha pasado a veces, no entiendo a priori mucho de lo que se quiere contar, pero si veo que el autor sabe escribir bien, esa obra puede ser mucho mejor de lo que es. Y eso me anima a seguir adelante con ella.

Selección de palabras

Este apartado tiene mucho que ver con el anterior. Conseguir que el inicio de un libro fluya, que se entienda todo lo que se quiere transmitir de manera directa, hace que aunque veas otros errores, te guste estar allí.

Si se saben elegir bien las palabras, se tiene mucho ganado para escribir bien (si quieres ampliar sobre este tema, pincha en este enlace a un post que escribí hace poco).

A flor de piel

Muchas veces, en el inicio de un libro, el autor quiere contarlo todo sobre sus personajes o del universo que quiere transmitir. Entonces, decide describir mucho, demasiado. Esto amortigua la acción y hace que se ralentice la lectura con datos que no sirven de nada en ese momento.

El lector aún no conoce nada de la historia, nada sobre los personajes, no se ha enamorado aún y no les prestará la atención debida.

Así que cuando comienzo a leer una novela y veo que la acción o los personajes están amortiguados por capas de datos que no están sirviendo para nada, me pongo en guardia.

A veces, luego veo que el personaje central merece la pena o hay un diálogo que salva todo eso y me doy cuenta de que solo hay que limpiar para darle brillo. Entonces, digo, vale con esta puedo hacer algo.

En caso de que no vea nada más que esos datos ahí colocados de mala manera, hablo con el autor e intento saber qué quiere hacer antes de tomar una decisión.

Respecto a este punto, otras veces, nada más comenzar a leer me doy cuenta de que todo está a flor de piel, que puedo tocar a los personajes, sin nada que los empañe. Entonces, salivo y me muero de ganas por editar ese libro, sé que estoy ante una gran novela.

Una buena estructura, un buen inicio

El inicio es fundamental. Si es bueno, si te induce a leer más, al menos tienes la certeza de que el autor sabe lo que hace.

En este caso, también hay que decir que es importante tener más datos. Si sé cómo es la historia, con una pequeña sinopsis vale, puedo valorar mejor si ese es el inicio natural. (Si quieres más información, te dejo un post en el que hablo de las peores manera de comenzar un libro).

Digo esto porque muchas veces cuando comienzo a trabajar con el autor en la obra, puede ser que ese inicio que me ha parecido bueno, se cambie, potencie o estructure de otra manera, siempre en función del objetivo que se quiera alcanzar. Pero si el autor ha sabido por sí solo comenzar a contar la historia, es que sabrá cómo desenvolverse después.

Cuando sabes lo importante que es el inicio de un libro, dedicas el tiempo que sea necesario a que esté impoluto, todo ese esfuerzo se nota. Puede haber errores de base, que los detectaré en ese primer vistazo, pero al mismo tiempo también veo otras virtudes que me inducen a pensar que puedo trabajar con ese libro.

Despierta preguntas

Ese primer capítulo tiene que despertar algunas preguntas en mi cabeza. No miles ni millones de ellas, solo algunas. Las suficientes para que quiera acometer la lectura del segundo capítulo. A veces, con eso basta.

Si al leer las primeras páginas, mi cabeza es un erial del que ha huido la curiosidad, tenemos un problema. Estamos ante un libro en el que habrá que trabajar a fondo y, a veces, ni así se podrá solucionar.

Qué hace el personaje

En el caso de una novela esto es fundamental. El personaje que inicia la trama del libro debe tener una entidad definida. De alguna manera, debes querer seguir conociéndolo. Tiene que estar vivo. Este efecto indica que está bien construido.

No es necesario que haga muchas cosas o que las que haga sean muy impactantes. A veces, un buen personaje solo tiene que estar para que lo quieras a primera vista.

Cuestión de enfoque

Una perspectiva original a la hora de contar una historia la convierte en interesante. Por ejemplo, un niño se cae en el patio de un colegio. Contado así es difícil despertar el interés de nadie. La cosa cambia, y mucho, cuando se narra desde los ojos de una hormiga que ve cómo se le cae encima el dedo meñique del niño.

Tensión

Al inicio de un libro debe haber cierta tensión, si no se da o aburre a las piedras, te das cuenta de que ahí hay un problema tal vez irresoluble. No por esa parte en concreto, sino porque si la persona no ha sabido enfocar lo que quiere contar bien, deja ver también que más adelante habrá otras carencias.

Si no hay esa tensión, será complicado que aproveche el trabajo conmigo, también. Necesita aún mucho más recorrido para poder aprovechar al máximo un editing. Y eso se nota.

Y si el resto de capítulos son una maravilla

Puede ser. Hay tramas que ganan con el paso de los capítulos, en el caso de una novela, o es posible que no se haya hecho una buena elección del primer relato.

Evidentemente, si le digo a alguien que no podemos trabajar juntos e insiste en que lea un poco más, lo hago. De hecho, nunca leo solo un capítulo, siempre pido dos. Si son relatos también.

Hasta hoy, nunca me he equivocado con un diagnóstico.

Algún día me equivocaré, seguro. Aunque, de momento, este es el único método que tengo para saber con quién puedo entregar varios meses de mi vida y pasión.

Sería un horror pasar ocho meses o un año trabajando en una obra y que al terminar todos estuviéramos peor que empezamos. La obra incluida. Si no estás preparado para hacer un editing, si la obra necesita volver a escribirse para poder ser digna, si no fluimos, no merece la pena. Eso es así.

10-claves-para-valorar-un-libro-con-su-primer-capítulo

—¡Mira hijo! Mi libro comienza a ponerse interesante, por aquí.                   —¿Por la mitad?                                                                                                             —Claro que sí, hijo, como tiene que ser.

No sé qué, qué sé yo

Estos son algunos de los puntos fundamentales que me indican que detrás de ese inicio, hay una buena historia o un buen libro, pero también hay otros, digamos, más esotéricos que son difíciles de verbalizar.

Muchas veces, no sabes por qué sigues leyendo. La literatura está llena de misterios así. Hay que aceptarlo y lo cierto es que al mismo tiempo las carambolas no existen de ningún modo.

Es complicado comenzar desde el enfoque que la historia necesita o con el personaje concreto y esencial. Como lo es saber escribir las palabras justas que describan esa acción, sentimiento o estado mental que anima a seguir leyendo.

Puede ser que no se den todos los elementos necesarios, pero con que se de uno, si es poderoso, es suficiente para saber que detrás hay un buen libro.

Y hasta aquí las 10 claves para valorar un libro con su primer capítulo. Espero que te sirva de ayuda para escribir esas primeras páginas y a mí para explicar por qué y cómo lo hago.

¿Y a ti? ¿Qué elementos te hacen saber desde el principio que te gustará leer ese libro? Cuéntamelo 😊

¡Hasta la semana que viene!

6 comentarios
  1. Jaime Villanueva Regalado
    Jaime Villanueva Regalado Dice:

    Hola Yolanda. Me parece muy interesante este post. Ignoraba los pasos tan importantes que explicas de forma tan sencilla. Gracias por compartirlo y por toda tu sabiduría. Abrazo.

    Responder
  2. Ricardo
    Ricardo Dice:

    Hola Yolanda. Para mí es difícil verbalizar las razonas por las que un comienzo es bueno o no. Resumiendo mucho, necesito que el libro me incite a seguir leyendo sin que exista una razón expresable; puede ser por la prosa, el estilo, el argumento, cómo se cuenta o la impresión que me causa. También es cierto que hay libros que empiezan muy bien y luego la calidad desciende, bien por la historia, bien por la desgana del propio escritor a la hora de definir personajes o situaciones que son complejas. Gracias por el artículo. Un abrazo.

    Responder
    • Yolanda Barambio
      Yolanda Barambio Dice:

      Hola, Ricardo, cada uno busca en el inicio de un libro cosas diferentes, en mi caso, intento buscarlas todas. Es lo único que tengo para saber si voy a poder trabajar con ese autor y esa obra. Y no puedo leer más allá porque entonces desfiguraría seguro la idea que tiene el autor en la cabeza y luego sería más complicado trabajar con él. Cuando haces un editing, lo más importante es ayudarle al autor a plasmar esa historia que tiene en la cabeza, tal y como él la tiene, y que encima funcione y le guste al lector. Todo eso no se puede hacer si antes no te metes en la cabeza del autor y entiendes su tono y estilo. Así que antes de tener esa reunión estructural con él, lo único que tengo para saber si vamos a poder darle brillo a su historia es ese primer capítulo. Y aunque parezca mentira, con solo eso sé si la obra tiene los mimbres que necesita. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Responder
  3. Carolina Villadiego
    Carolina Villadiego Dice:

    ¡Hola! Que post la mar de interesante. Me servirá de guía para darle un nuevo ojo a mi trabajo con el primer capítulo. A veces es dificil saber exactamente como empezar a trabajar, tenemos todo en nuestra mente que queremos decirlo ya, pero mucho de tus consejos son muy buenos para poder darle un buen inicio a nuestra historia. ¡Gracias por revelarlo!

    Responder
    • Yolanda Barambio
      Yolanda Barambio Dice:

      Hola, Carolina, me alegro que te haya servido de guía para ese primer capítulo tan complicado de pensar y de escribir. Esos puntos clave me sirven para poder hacer un diagnóstico de qué me voy a encontrar en la obra. Un escritor revela mucho de su técnica y estilo en un primer capítulo. Un abrazo enorme 🙂

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *